Enfermeros piden prohibir fumar en el interior de los coches

Noticias aparecidas en medios de comunicación sobre tabaquismo y fumador pasivo.

Moderador: moderador

Enfermeros piden prohibir fumar en el interior de los coches

Notapor JC » 21 Feb 2018, 21:47

ABC

Los enfermeros piden que una ley prohíba fumar en el interior de los coches
La Organización Colegial de Enfermería acaba de poner en marcha una campaña para sensibilizar a la población sobre los riesgos que supone fumar en un espacio cerrado y reducido como es un vehículo particular

ABC
MADRID - 21/02/2018 11:36h - Actualizado: 21/02/2018 11:37h

La Organización Colegial de Enfermería acaba de poner en marcha una campaña en la que con mensajes del tipo: «El humo del tabaco aumenta el riesgo de muerte súbita en el lactante» pretende sensibilizar a la población sobre los riesgos que supone para la salud no ya sólo el hecho de fumar sino de hacerlo en un espacio cerrado y reducido como es un vehículo particular.

Como ha puesto de manifiesto el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya, durante la presentación de esta iniciativa a los medios de comunicación, «la Organización Mundial de la Salud advierte de que el 30% de las muertes por tabaquismo pasivo en el mundo se da en los niños y es responsable de un gran número de problemas, entre los que se encuentran sibilancias, tos crónica, asma, bronquitis, infecciones severas, neumonía, otitis e incluso obesidad, por no hablar del cáncer, como han puesto de manifiesto distintos trabajos científicos».

Para el presidente de los enfermeros españoles, no cabe duda de que «en nuestro país, la ley Antitabaco de 2011 ha supuesto un antes y un después en salud pública, sin embargo, debemos ir más allá. Prohibir que se fume en aquellos vehículos en los que viajan niños es una prioridad porque los profesionales sanitarios tenemos la responsabilidad de proteger la salud de las personas, más aun cuando se trata de menores y no podemos permanecer ni un minuto más en silencio ante esta situación porque de las 7.000 sustancias que contiene el humo del tabaco, está demostrado que al menos 250 son muy nocivas y 70, además, cancerígenas».

El presidente del Consejo ha destacado además que existen ya estudios científicos que evidencian que el hecho de abrir la ventanilla del conductor no evita el daño pues el humo sigue concentrándose en el interior del coche tal y como ya advertimos en esta campaña.

Florentino Pérez Raya ha explicado los motivos de esta iniciativa: «la hemos puesto en marcha, de un lado, para pedir su prohibición, ya que entendemos que es un acto de responsabilidad cuando hay estudios científicos que demuestran que en el coche de un fumador hay más partículas dañinas de las que había en un bar cuando se podía fumar libremente. Prohibir que se fume en aquellos vehículos en los viajan niños es una prioridad. Mientras tanto, la campaña pretende concienciar a los adultos de que no fumen en sus vehículos y no sólo cuando estén delante los niños, sino también en su ausencia pues las sustancias nocivas presentes en el humo del tabaco quedan retenidas en la superficie y se siguen respirando durante semanas aunque ya no se fume».

No se ha reducido el riesgo en niños

Estudios como el llevado a cabo por la Universidad de Granada comparan la exposición al humo del tabaco antes y después de 2011. Los resultados, obtenidos a partir de la exposición a la cotinina (sustancia derivada de la nicotina que se emplea como marcador de la exposición al humo del tabaco) nos dicen que la actual Ley Antitabaco ha reducido la concentración de nicotina en los adultos no fumadores, pero no en los niños. El hogar y el coche privado se convierten en los principales lugares donde tiene lugar esa exposición y, en el caso del coche, hablamos de un espacio muy reducido donde el hecho de fumar sólo medio cigarrillo ya genera una contaminación diez veces superior a los límites considerados peligrosos para la salud.

Todo ello, ha añadido el presidente del Consejo General de Enfermería, «por no hablar del cigarrillo como elemento de distracción al volante. Y es que, según datos de la DGT, el 30% de las víctimas mortales se producen por distracciones al volante, lo que se traduce en 500 muertes al año. Aunque el móvil es el principal motivo de esa distracción, la acción de encender un cigarrillo, que se caiga ceniza e incluso que nos quememos es otra de las razones por las que habitualmente el conductor se distrae”.

En centros escolares de toda España

La campaña pone especial énfasis en el impacto que ese humo representa para la salud de los más pequeños. De hecho, arranca precisamente en los colegios y se dirige a niños de entre 5 y 10 años. De la mano de la Organización Colegial de Enfermería, profesionales de toda España impartirán charlas educativas a los escolares en las que, de forma amena y didáctica, atendiendo a la edad de cada grupo, se hará hincapié en la prevención del tabaquismo y en el riesgo aumentado que supone para su salud y la de sus padres fumar dentro del coche. Tras la charla, las enfermeras repartirán entre los escolares distintos materiales para reforzar los mensajes y que el niño pueda llevarlos a sus padres y transmitir lo que ha aprendido en el colegio.

«En España hay casi 300.000 enfermeras. Con esta campaña, queremos movilizarlas para que se unan a difundir y compartir este mensaje, concienciar a la población y ejercer la presión necesaria para que fumar en el coche se prohíba por ley. Además de aquellas que irán expresamente a los colegios, queremos involucrar también a aquellos profesionales que presten asistencia en áreas que pueden resultar clave en la campaña como son Pediatría o Atención Primaria, para que nos ayuden a proteger a los más pequeños», ha explicado el presidente de los enfermeros.

Pegatina para identificar los «coches sin humo»

Entre los materiales que se darán a los niños se encuentra un folleto diseñado como si fuera una hoja cuadriculada que los pequeños hubieran arrancado de sus cuadernos. En él, los niños encontrarán el juego de las diferencias para, de forma divertida, comparar dos escenas que representan el interior de un vehículo en el que se fuma con el de otro en el que no se fuma. Los folletos se presentan en dos versiones, la del padre fumador y la de la madre fumadora, ya que el objetivo no es el de estigmatizar a uno u otro grupo sino el de ejercer un efecto disuasorio en aquellos que fumen en presencia de sus hijos.

El folleto, que los niños llevarán a sus casas en la mochila, incluye mensajes dirigidos a los padres en los que se advierte de los peligros para la salud que supone el humo del tabaco, concretamente dentro de los vehículos, y de las consecuencias que esto puede suponer en la salud de los más pequeños.

Asimismo, los niños recibirán una pegatina para que sus padres puedan colocarla en la luna trasera de su vehículo con la imagen de la campaña y el lema «Coche sin humo. Protégeles». De esta forma, los padres podrán distinguir su coche como «libre de tabaco» y difundir su mensaje allá por donde circulen o aparquen. «Invitamos a las enfermeras a colocar este distintivo en sus vehículos y a todos aquellos padres que, conscientes de la importancia de este mensaje, quieran sumarse a nosotros», ha apuntado Florentino Pérez Raya.
JC
Moderador
 
Mensajes: 9461
Registrado: 09 May 2006, 05:26
Ubicación: Barcelona

Re: Enfermeros piden prohibir fumar en el interior de los co

Notapor JC » 23 Feb 2018, 05:14

La Razón

Si fuma, su hijo consume hasta 150 cigarrillos al año
Los niños que viven en un entorno con humo no son sólo fumadores pasivos, sino que también se considera que sufren tabaquismo de tercera mano.

Belén V. Conquero.
21 de febrero de 2018. 23:28h

Los números son muy contundentes: 700 millones de niños, casi la mitad de los menores del mundo, respiran aire contaminado por humo de tabaco. Y es que el 40% de los niños tiene al menos un progenitor fumador. Lo dice la Organización Mundial de la Salud (OMS) que, desde hace años, libra su particular batalla contra el tabaco y, en especial, para proteger a los fumadores pasivos.

No es el único organismo que trabaja por que el número de espacios libres de humo sea mayor. Los médicos, en especial los neumólogos, son sus principales aliados, pero ya no son los únicos. Los enfermeros también se han sumado.

El Consejo General de Enfermería puso en marcha ayer una campaña para convertir a los niños en agentes de salud y conseguir que sus padres no fumen en el coche. Para ello, los 52 colegios que lo componen enviarán a profesionales a los centreos educativos para dar charlas a los niños de 5 a 10 años y que, así, ellos les transmitan el mensaje a sus progenitores y el tabaco desaparezca de los vehículos. «Queremos que los niños protagonicen una pequeña revolución social con este tema y conciencien a sus padres», explicó Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería. «Coche sin Humo. Protégeles», es el lema que quieren trasladar a todas las familias.

Esta reivindicación ya la inició la Organización Médico Colegial (OMC) y la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) y cada vez cuenta con más apoyo.

¿Por qué deben los padres dejar el tabaco fuera del coche? «Porque el tabaquismo pasivo altera la maduración pulmonar y de los bronquios de los niños y además produce más neumonías y crisis de asma», explica Carlos Jiménez, presidente de Separ. Pero estas no son la únicas enfermedades relacionadas con el fumador pasivo. También es el origen de graves problemas de salud infantil, como sibilancias, tos crónica, asma, bronquitis, infecciones severas, neumonía, otitis e, incluso, obesidad y cáncer.

Fumar medio cigarrillo en el coche genera una contaminación diez veces superior a los límites considerados peligrosos para la salud. Hay que tener en cuenta que el humo del tabaco contiene 7.000 sustancias: 250 de ellas son muy nocivas, mientras otras 70 son cancerígenas. Todas ellas permanecen en el coche durante semanas. Y es que conocemos muy bien lo que significa ser fumador secundario o pasivo, pero hay un término mucho más desconocido: el tabaquismo de tercera mano. Y este término no se ciñe sólo al coche. Se da en todos los sitios cerrados donde se fuma. «Cuando una persona fuma en el interior del vehículo o en su casa no sólo produce humo, sino que las partículas también se posan sobre la tapicería, el salpicadero... Y, cuando el niño entra, se impregna de estas moléculas nocivas», explica Jiménez. Es más, este experto afirma que el ambiente en el que viven estos niños es mucho más nocivo que la contaminación ambiental que se produce en las grandes ciudades por la polución.

Y no sólo eso, como explica Andrés Zamorano, vicepresidente del Comité Nacional Para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), «si se fuma en los coches, el humo se concentra en la zona de atrás y los niños respiran un tipo de partículas que llegan a sus pulmones».

En un estudio que realizaron desde el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo sobre fumadores pasivos, destacan que los niños de padres y madres que fuman inhalan nicotina en cantidad equivalente a un tabaquismo activo de entre 60 y 150 cigarrillos al año. Asimismo, el 42 por ciento de los niños con enfermedad respiratoria crónica es fumador pasivo. De ahí la importancia de ampliar los espacios libres de humos. «Lo que queremos es implantar la idea de que lo normal es que no se fume, y no lo contrario. Queremos desnormalizar el hecho de fumar y conseguir bajar la prevalencia hasta el 5 por ciento en 2040», añade Zamorano. Una meta que sabe que es difícil, ya que actualmente estamos entre un 25 y 30 por ciento de españoles que consume tabaco.

Desde que se conocen los efectos nocivos del tabaco se han hecho multitud de estudios para comprobar cómo afecta este consumo al entorno. En uno de ellos, la Sociedad Americana de Cirugía Torácica muestra cómo las personas que se exponen durante más de 20 minutos al humo en un entorno cerrado experimentan cambios fisiológicos inmediatos, como que su aparato respiratorio crea cierta resistencia a la hora de respirar. Esto demuestra, según los científicos, que no es necesaria una exposición larga para que los efectos nocivos del fumador pasivo aparezcan. «El fumador pasivo es una forma de violencia hacia los menores a nivel global», afirma el presidente de esta sociedad científica, Darcy Marciniuk, e insiste en que «los efectos en los menores no son sólo a corto plazo, si no también en el futuro».

Es cierto que la ley antitabaco que se implantó en 2011 y que limitó los espacios de fumadores ha ayudado a reducir el número de usuarios. Sin embargo, según una investigación de la Universidad de Granada, la ley ha reducido la concentración de nicotina en los adultos no fumadores, pero no en los niños. Es el hogar y el coche los lugares donde más expuestos están.

Al problema de Salud Pública se suma el elemento de distracción al volante que produce el tabaco. Un hecho del que son conscientes desde la Dirección General de Tráfico (DGT), ya que el 30 por ciento de las víctimas mortales que se producen al volante está relacionado con distracciones al volante, lo que se traduce en 500 muertes al año. Es cierto que el uso del móvil es uno de los principales responsables, pero encender un cigarrillo también es una distracción. El conductor deja de tener las manos sobre el volante sólo para encender el cigarrillo o para tirar la ceniza.

Desde el Consejo de Enfermería tampoco descartan promover una Iniciativa Legislativa Popular para que se prohíba, por ley, el consumo de tabaco en los vehículos.
JC
Moderador
 
Mensajes: 9461
Registrado: 09 May 2006, 05:26
Ubicación: Barcelona

Re: Enfermeros piden prohibir fumar en el interior de los co

Notapor JC » 25 Feb 2018, 05:24

El País

Por qué debería prohibirse fumar en el coche incluso sin niños dentro
La comunidad científica pide concienciar sobre 'un coche sin humo' por el alto riesgo para los niños de padecer enfermedades graves

Beatriz Portinari
23 FEB 2018 - 12:21 CET

El gesto es casi instintivo en los padres fumadores: encienden un cigarrillo cuando entran en el coche y con suerte lo apagan cuando sube su hijo. Pero no siempre. Algunos continúan fumando con las ventanillas abiertas, aunque según indican los expertos no sirve de nada y las partículas tóxicas del tabaco permanecen en el vehículo hasta 10 días después. La tapicería y la moqueta absorben sustancias tan nocivas y cancerígenas, que si fuéramos conscientes del peligro para la salud que supone para los niños dejaríamos de hacerlo.

“La mitad de los niños españoles no necesitan salir de su casa o del coche para convivir con la contaminación ambiental procedente del humo del tabaco. Los padres fumadores no son conscientes de los problemas para la salud que conllevan las partículas del humo, que pesan más que el aire y se quedan a un metro sobre el suelo, a la altura de los niños. Impregnan los muebles, el suelo, donde juegan, la ropa, la moqueta… en definitiva, todo el entorno del niño”, afirma rotundo el doctor Juan Antonio Ortega, coordinador del Comité de Salud Medioambiental de la Asociación Española de Pediatría y autor de varias investigaciones sobre los efectos del tabaquismo en la infancia, como recoge su estudio Industria tabaquera: riesgo infanto-juvenil.

En su experiencia clínica ha observado el fenómeno de menores ingresados en la UCI durante largas estancias, con altos niveles de cotinina -un metabolito del tabaco- en la orina. Ellos no fumaban, sus padres en el hospital tampoco, pero la ropa de sus padres fumadores, a la que se abrazaban, les exponía a los restos del humo del tabaco. Una exposición que se multiplica en espacios pequeños como los coches particulares y autobuses de transporte escolar, en cuyo interior un conductor ha podido fumar en sus horas de descanso.

Campaña Coche Sin Humo

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, hasta un 30% de las muertes por tabaquismo pasivo en el mundo afecta a los menores. Precisamente por este motivo, el Consejo General de Enfermería acaba de lanzar la campaña “Coche Sin Humo. Protégeles”, que espera contribuir a la concienciación de las familias fumadoras para que nunca enciendan un cigarrillo en un vehículo particular, ni siquiera cuando no hay niños.

“Los hijos de padres fumadores tienen hasta cuatro veces más posibilidades de sufrir cáncer en la edad adulta. ¿Queremos eso para nuestros hijos? Pedimos que se prohíba fumar en los coches particulares, porque existen estudios que demuestran que la Ley Antitabaco ha reducido los niveles de nicotina en adultos no fumadores, pero no ha sido así con los niños. Siguen expuestos: fumar solo medio cigarrillo dentro de un coche genera una contaminación 10 veces superior a los límites considerados peligrosos para la salud”, afirma Florentino Pérez, presidente del Consejo General de Enfermería.

¿Serviría de algo abrir todas las ventanillas o exhalar el humo hacia fuera? Los expertos explican que a cierta velocidad y en movimiento, la dinámica de fluidos del coche impide que el humo realmente salga del habitáculo. Sería necesario “un huracán” para que se limpiase.

De esta forma, las sustancias más pesadas impregnan alfombrillas, tapicerías y respaldos, en contacto directo con los menores, durante varias semanas. “En el coche del fumador hay más partículas dañinas que en los bares cuando se permitía fumar. Por eso lanzamos la campaña Coche Sin Humo: queremos movilizar a los cerca de 300.000 enfermeros que hay en España, para que nos ayuden a divulgar entre los menores estos riesgos, con charlas en los colegios y las consultas, y sean los niños quienes pidan a sus padres que no fumen dentro del coche”.

Prohibición y concienciación

A finales del año pasado, la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) pedía oficialmente que se modificase la ley Antitabaco para que se prohíba fumar dentro de los coches particulares, como reclamó meses antes la Organización Médica Colegial.

“Si un niño inhala humo “de segunda mano”, como fumador pasivo, los tejidos y la tapicería de los coches a los que se adhieren estas sustancias cancerígenas serían el “humo de tercera mano”. Los niveles de toxicidad a los que estamos exponiendo a los niños en los vehículos donde se fuma son de auténtica emergencia”, señala el doctor Joan Ramon Villalbí, presidente de SESPAS. “Para quien tenga dudas sobre la exposición a estas sustancias le recomendaría leer los trabajos del doctor Esteve Fernández-Muñoz, del Instituto Catalán de Oncología. Son simplemente demoledores”.

En enero fueron tres Sociedades Científicas -la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y la Sociedad Española de Medicina de Tráfico (SEMT)-, quienes recomendaban la prohibición del cigarrillo en los vehículos y pedían directamente a la Dirección General de Tráfico que iniciase campañas de concienciación contra el tabaco en el coche, como se han realizado tras campañas contra el móvil o el alcohol. Todavía no han recibido contestación de la DGT y este periódico tampoco.

“Ya no se trata solo del aumento de las enfermedades respiratorias en los niños o de los peligros para su salud por la exposición a estas partículas. Nos preocupa también el riesgo para la Seguridad Víal que implica encender un cigarrillo en el coche como elemento de distracción”, explica el doctor José Luis Díaz-Maroto, promotor de la carta y coordinador del Grupo de Tabaquismo de SEMERGEN. “La nicotina es un estimulante, pero hay otras sustancias en el tabaco que provocan cansancio, astenia, cefaleas, aumento de la presión arterial… Por no hablar de los posibles accidentes por distracciones si nos cae ceniza encima o nos quemamos, y los incendios forestales por lanzar colillas desde las ventanillas”.

Según datos de la DGT, las distracciones al volante provocaron el 32% de las víctimas de tráfico en 2017 y más del 60% de los accidentes se deben a la pérdida de contacto visual con la carretera. El tiempo medio para encender un cigarrillo es de 4,1 segundos. En dicho tiempo se recorren 113 metros a 100 kilómetros/hora. Sería necesaria la distancia de un campo de fútbol para que diera tiempo a detener el coche ante un imprevisto y con el cigarrillo al volante.
JC
Moderador
 
Mensajes: 9461
Registrado: 09 May 2006, 05:26
Ubicación: Barcelona

Re: Enfermeros piden prohibir fumar en el interior de los co

Notapor JC » 16 Jul 2018, 23:27

Diario Enfermero

La directora general de Salud Pública de Extremadura apuesta por modificar la Ley Antitabaco
Publicado por: Diario Enfermero on: julio 16, 2018 En: A fondo

A.ALMENDROS.- Más de 25.000 niños de toda España ya conocen la campaña #CocheSinHumo puesta en marcha por la Organización Colegial de Enfermería con el objetivo de sensibilizar a la población sobre los riesgos que supone para la salud no ya sólo el hecho de fumar sino de hacerlo en un espacio cerrado y reducido como es un vehículo particular. “Lo pusimos en marcha desde el Consejo General de Enfermería, y desde el Colegio de Enfermería de Cáceres lo hemos apoyado. Por ello, nuestro primer esfuerzo fue pedir ayuda a la Directora General de Salud Pública y no dudó ni un segundo. A partir de ahí hemos podido divulgarlo por toda la comunidad”, asegura Raquel Rodríguez, vicepresidenta tercera del Consejo General de Enfermería y presidenta del Colegio de Enfermería de Cáceres.

Una iniciativa a la que se han sumado un gran número de personalidades políticas y sanitarias durante estos meses. En esta ocasión, ha sido la Directora General de Salud Pública de Extremadura la que ha dado su apoyo a la campaña y apuesta por modificar la Ley Antitabaco. “Creo que esta campaña abarca una parte que la ley ha dejado fuera, sobre todo al tratarse de cuidados infantiles. Es una cuestión de salud pública, por ello seríamos partidarios de modificar la Ley Antitabaco para cambiar esa parte”, asegura Mª. Pilar Guijarro, directora general de Salud Pública de la Junta de Extremadura.
JC
Moderador
 
Mensajes: 9461
Registrado: 09 May 2006, 05:26
Ubicación: Barcelona


Volver a Noticias

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados

cron