Qué debe hacer España para recuperar el liderazgo antitabaco

Noticias aparecidas en medios de comunicación sobre tabaquismo y fumador pasivo.
Responder
JC
Moderador
Mensajes: 9609
Registrado: 09 May 2006, 18:26
Ubicación: Barcelona

Qué debe hacer España para recuperar el liderazgo antitabaco

Mensaje por JC » 08 Nov 2018, 11:55

Diario Médico

Presentación ante el Parlamento Europeo de la Declaración de Madrid,
Qué debe hacer España para recuperar el liderazgo en la lucha antitabaco

Colegios profesionales, sociedades científicas y asociaciones civiles y de pacientes hacen frente común en Bruselas para pedir a España que dé un nuevo paso y vuelva a liderar la lucha antitabaco.

Imagen
Ana Fernández (AECC), Raquel Fernández (Nofumadores.org), la eurodiputada Maite Pagaza, Francisco Rodríguez Lozano (ENSP), Regina Dalmau (CNPT), Serafín Romero (OMC), Adela Lozano (CNPT), y Andrés Zamorano (CNPT), en el Parlamento Europeo.

Laura G. Ibañes
7 noviembre, 2018

Colegios profesionales sanitarios, sociedades científicas, asociaciones de pacientes y entidades civiles se han unido para respaldar y presentar en Bruselas ante el Parlamento Europeo la llamada Declaración de Madrid, un documento impulsado por el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT) el pasado junio en el que se detallan las medidas que deben adoptarse para seguir avanzando en la lucha antitabaco.

En un momento en el que países como Austria se enfrentan a amenazas como una posible marcha atrás en su regulación de los espacios sin humo, las entidades españolas firmantes de la Declaración de Madrid, amparadas por la Red Europea de Prevención del Tabaquismo (ENSP), han detallado en Bruselas los nuevos pasos que en su opinión deben dar los Gobiernos en materia de tabaquismo. En el caso de España “que lideró la lucha antitabaco con las leyes de 2005 y 2010 pero que ha caído después en la complacencia y lleva años sin hacer nada en materia de tabaquismo” según ha explicado Francisco Rodríguez Lozano, presidente de la ENSP, el primer paso imprescindible es simplemente hacer cumplir la ley vigente, que en opinión de los firmantes se viola a diario en ámbitos como las terrazas de los bares.

En esta misma línea, la europarlamentaria Maite Pagaza, que ha amparado la reunión en el Parlamento Europeo, ha explicado que “los que no somos expertos creemos que se ha avanzado mucho, que el problema está ya arreglado, pero cuando escuchas los datos te das cuenta de que la incidencia de la adicción y la mortalidad que genera es todavía escalofriante, con 50.000 españoles que mueren por el tabaco cada año. Las leyes de 2005 y 2010 tuvieron efectos notables pero esta Declaración de Madrid puede ser muy fértil y es nuestra obligación no renunciar a la posibilidad de mejorar la salud”.

En presencia de la subdirectora de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Araceli Arce, Rodríguez Lozano ha instado “seguir mejorando las leyes tal y como lo reclama la sociedad civil y las sociedades científicas en esta declaración”.

Concretamente, en materia de espacios sin humo, la Declaración de Madrid reclama exigir el cumplimiento de la ley vigente espacios sin humo, aplicar esas mismas restricciones a productos relacionados como cigarrillos electrónicos y productos a base de hierbas para fumar, prohibir fumar en cualquier tipo de vehículo especialmente si en él viajan menores, ampliar las prohibiciones a otros espacios al aire libre pero de uso público como playas o estadios deportivos y concienciar y promover los hogares libres de humo.

En materia de fiscalidad, las propuestas incluyen equiparar al alza la fiscalidad de todos los productos del tabaco (para evitar el desplazamiento hacia la picadura de liar), incrementar la presión fiscal de todos los productos del tabaco y equiparar también la fiscalidad de los nuevos e-cigarrillos y otros productos relacionados con los actuales gravámenes del tabaco.

Las sugerencias para avanzar en la lucha antitabaco se centran también en la reivindicación del empaquetado neutro y la realización de campañas de prevención “que no se hace una desde hace años”, según ha criticado Regina Dalmau, presidenta del CNPT.

Finalmente, las recomendaciones apuestan también por financiar intervenciones, tanto conductuales como farmacológicas, para facilitar el abandono del tabaco a los ya fumadores.

El plato fuerte de la reunión, con todo, se ha centrado en la última de las recomendaciones de la Declaración de Madrid, la referente a los cigarrillos electrónicos y otros dispositivos semejantes.

Desde la ENSP y el CNPT se ha reclamado la necesidad de equiparar a todos los efectos (tanto publicidad como promoción, patrocinio y espacios sin humo) todos los nuevos cigarrillos electrónicos para vapeo con o sin nicotina (sobre los que en principio no regirían actualmente las mismas restricciones con la ley en la mano), los IQOS (que en este caso al incluir derivados del tabaco sí estarían bajo las mismas normas) y los nuevos Juul, que se está vendiendo ya en Estados Unidos rodeados de una enorme campaña promocional y ligados a diseño.

Con esta perspectiva, Dalmau, ha explicado que “El tabaco mata. Es un negocio que busca fórmulas para continuar. Algunos dispositivos en estados unidos están inundando las aulas de los institutos y a través de un producto de diseño y de moda pero que tiene unas altas concentraciones de nicotina. No debemos perder de vista que de esos dispositivos se pasa con facilidad al resto del tabaco. Hay que impedir que los jóvenes empiecen con esos dispositivos. Con las leyes de tabaco conseguimos algo muy importante, que se desnormalizara el tabaco, que en la retina de los jóvenes no estuviera la discoteca llena de humo. Debemos conseguir que los nuevos dispositivos no se normalicen que no se instalen entre los jóvenes. Sabemos que los espacios sin humo han sido una buena herramienta para desnormalizar el tabaquismo. ¿Por qué no extenderlos en tal caso?”.

Finalmente, el presidente de la Organización Médica Colegial, Serafín Romero, ha insistido en que “quedan cosas por hacer y las que quedan son baratas. Pero también hay que pensar que los sectores que más fuman son los que menos recursos tienen así que el acceso a terapias debe producirse”. En la misma línea, Dalmau ha reclamado que en España se cree un programa estructurado, con acceso adecuado a terapias que han demostrado eficacia pero también con agenda en atención primaria. Para llevar a cabo todo esto hace falta voluntad política”. Ana Fernánez, de la Asociación Española Contra el Cáncer, ha destacado al respecto que entretanto hay un sistema paralelo de ayuda estructurado desde lo social y desde entidades civiles “que hay que integrar y estructurar. De nada servirá una declaración o una decisión desde un Parlamento Europeo si no se baja a lo micro”.

Una PNL del PSOE contempla subida de impuestos del tabaco y nuevos espacios sin humo

El portavoz de Sanidad en el Congreso de los Diputados, Jesús María Fernández, que ha acudido al encuentro sobre tabaquismo en el Parlamento Europeo ha insistido en que “España está en situación de ventaja” en materia de lucha contra el tabaco “y hemos ganado ya batalla social con una desnormalización“ que se ha producido gracias “no sólo a las leyes sino también a la aceptación y disciplina social y la sociedad española, que está a favor, según nos dicen las encuestas, de avanzar en nuevos espacios sin humo”.

Pese a esa situación de ventaja, el portavoz socialista reconoce que “lo que hay que hacer ahora, vistos los efectos de la ley, es tomar nuevas medidas. Y en esas medidas estamos todos de acuerdo. El grupo socialistas tiene registrada ya una proposición no de ley con 7 medidas que no requieren de una modificación legal en su mayoría” y que van muy en línea con las reclamadas en la Declaración de Madrid.

Concretamente, según ha detallado Fernández ”la ley hace falta para avanzar en espacios sin humo y para hacer la equiparación de los dispositivos electrónicos, pero hay otras muchas medidas que no precisan de la ley, como el sistema de quejas para garantizar que la ley se cumple, el apoyo a dejar de fumar, el subir impuestos, las campañas de prevención…. Todo está en la proposición no de ley, pero hay que tener en cuenta también que llevamos 4 meses de gobierno sólo”.

Aun estando de acuerdo en el grueso de medidas, Fernández ha reflexionado que “no hacemos bien compitiendo en quién pone más muertos sobre la mesa, si el tabaco, los accidentes, la contaminación… Lo que hace falta es un plan integral de salud pública, y ahí hay muchas medidas que hay que abordar, que no son exclusivas del tabaco”.

Con una visión semejante sobre esa cuestión, la eurodiputada Soledad Cabezón ha explicado que “tenemos todavía una visión en Europa muy centrada en la enfermedad, en el tratamiento, y no tanto en la salud y la prevención. De entrada lo que necesitamos, no sólo con el tabaco, sino con otras muchas asignaturas pendientes es tener un enfoque más de salud pública, que probablemente hay que abordar en la próxima legislatura”.

Araceli Arce, subdirectora de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, que ha acudido también al Parlamento Europeo, ha reconocido que “somos conscientes de que el tabaco es el primer problema de salud pública. Pero las medidas no salen de una oficina técnica sino de la prioridad política y es la sociedad civil la que debe hacer que los políticos lo pongan como prioridad. Y hay que concienciar a todos los ministerios, también a Hacienda, de que esto es un problema de salud pública”.

JC
Moderador
Mensajes: 9609
Registrado: 09 May 2006, 18:26
Ubicación: Barcelona

Re: Qué debe hacer España para recuperar el liderazgo antita

Mensaje por JC » 08 Nov 2018, 12:20

ABC

Médicos reclaman en Europa duplicar el precio del tabaco en España
Plantean otras 15 medidas como prohibir fumar en el coche particular

Nuria Ramírez de Castro
Enviada especial a Bruselas - Actualizado: 08/11/2018 02:08h

En apenas un año un millón de franceses han dejado de fumar. Ha bastado con subir el precio medio del tabaco a 8 euros la cajetilla y solo es el principio. El objetivo del gobierno francés es aumentar progresivamente el coste hasta alcanzar los 10 euros y hacer pagar el humo del tabaco a precio de oro.

Los profesionales sanitarios y representantes del movimiento ciudadano de control del tabaco en España miran con envidia esta medida y ayer en el Parlamento Europeo presentaron una hoja de ruta en la que, entre otras 15 medidas, solicitan un aumento de la fiscalidad del tabaco para evitar 50.000 muertes anuales.

Con esta iniciativa, el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) y la Red Europea para la Prevención del Tabaquismo (ENSP, en su acrónimo en inglés), quieren que nuestro país vuelva a situarse a la cabeza de la lucha contra la primera causa de muerte evitable.

Con la ley del tabaco de 2010 que prohibió fumar en espacios públicos, España dio un paso de gigante «pero hoy se ha instalado en la complacencia y el tabaco ha dejado de estar en la agenda política», aseguró Francisco Rodríguez Lozano, presidente de la ENSP. Esta es la propuesta que presentaron en Bruselas y contó con la presencia de representantes del Ministerio de Sanidad, europarlamentarios españoles y representantes del Congreso de los Diputados:

Subir el precio: Copiando el modelo francés, se duplicaría el precio actual, pasando de los 5 euros de media que cuesta una cajetilla de tabaco en nuestro país a 10 euros. No solo Francia ha dado este paso. En el Reino Unido e Irlanda el precio oscila entre 9 y 10 euros, y en Australia, con el índice más bajo de fumadores jóvenes, los impuestos han disparado el coste hasta los 20 euros. No se trataría solo de subir el precio a la cajetilla sino equiparar al alza la fiscalidad de todos los productos de tabaco o que contengan nicotina, desde el tabaco de liar a los cigarrillos electrónicos. «Sabemos que es la medida más eficaz para dejar de fumar o para evitar que los jóvenes se inicien en el consumo. Así lo defiende la Organización Mundial de la Salud o el Banco Mundial», señaló el epidemiólogo Esteve Fernández, director de la Unidad para el Control del Tabaco del Instituto de Oncología Catalán.

Prohibir fumar en el coche y parques infantiles: El objetivo es evitar la exposición al humo de pasajeros, especialmente de los niños. También se piden campañas de concienciación para promover los hogares libres de humo, que son el principal lugar de exposición al humo ambiental del tabaco. Se pide asimismo ampliar los entornos sin humo en lugares al aire libre (instalaciones deportivas o parques infantiles).

Cumplir la legislación en terrazas: Los ayuntamientos no están vigilando el cumplimiento de la legislación vigente y la mayoría de fumadores fuma en espacios donde está prohibido fumar como terrazas casi cerradas, patios o áreas de tránsito en zonas comerciales.

Empaquetado neutro: Otros países de nuestro entorno ya lo han hecho para reducir el atractivo que tiene para los jóvenes el llevar una cajetilla con una marca y un diseño bonito.

«Vapear » como fumar: El cigarrillo que no se quema (sistema IQOS) y los dispositivos para «vapear» deberían tener la misma consideración que el tabaco convencional. Tanto en su regulación sobre publicidad y patrocinio como en su utilización en espacios públicos y privados.

Ayudar a los fumadores: El presidente de la Organización Médica Colegial, Serafín Romero, considera «urgente» acabar con las desigualdades entre comunidades autónomas y ofrecer en todo el territorio ayuda sanitaria, tanto apoyo psicológico como medicamentos financiados para dejar de fumar.

JC
Moderador
Mensajes: 9609
Registrado: 09 May 2006, 18:26
Ubicación: Barcelona

Re: Qué debe hacer España para recuperar el liderazgo antita

Mensaje por JC » 12 Nov 2018, 11:45

Diario Médico

Sanitarios alertan de los riesgos de los nuevos e-cigarrillos incluso sin nicotina
Cuidado: el tabaco muta
Sociedades científicas y civiles piden equiparar la regulación del e-cigarrillo a la del tabaco convencional para evitar su consolidación entre los jóvenes. El 58% de adolescentes que ha fumado alguna vez también usó los nuevos dispositivos para vapear y sólo un 26% percibe riesgo en ellos

Laura G. Ibañes
10 noviembre, 2018

Con nicotina o sin ella. Con combustión de un tipo o de otro. Y hasta revestidos del más puro diseño y moda de alta tecnología. No importa. Todos los nuevos cigarrillos electrónicos y dispositivos de vapeo deberían equipararse a efectos de regulación con el tabaco. Así lo han asegurado la semana pasada 60 sociedades científicas, organizaciones profesionales de sanitarios y entidades civiles y de pacientes en un encuentro con europarlamentarios en Bruselas para presentar la llamada Declaración de Madrid, un documento elaborado a instancias del Comité Nacional de Prevención delTabaquismo (CNPT) español y la Red Europea de Prevención del Tabaquismo (ENSP, por sus siglas en inglés).

En él se insta a España a dar un nuevo paso al frente para volver a liderar la lucha antitabaco que protagonizó con las leyes de 2005 y 2010, cuando se prohibió fumar en bares y restaurantes, pero que parece haberse estancado en los últimos años sin nuevas medidas y relajación del cumplimiento de las propias leyes.

La Declaración de Madrid incluye propuestas como el alza brusca de impuestos y precios del tabaco hasta quizá llegar a duplicar su precio actual, la ampliación de espacios sin humo a playas o estadios deportivos y la adopción del paquete genérico sin marcas. Sin embargo, los ojos parecen estar cada vez más en la última de sus reivindicaciones: la equiparación de los nuevos dispositivos y cigarrillos electrónicos con el tabaco.

Francisco Rodríguez Lozano, presidente de la ENSP, y Regina Dalmau, presidenta del CNPT, han reclamado esta equiparación a todos los efectos, tanto de publicidad como promoción, patrocinio, puntos de venta y espacios sin humo, como medida para evitar que vuelva a normalizarse el tabaco.

En su opinión, la equiparación debería afectar a todos los nuevos cigarrillos electrónicos y dispositivos, tanto si se utilizan con nicotina como si lo hacen sin ella (con ley en la mano, actualmente se podría vapear en un bar si el dispositivo no lleva nicotina), si se trata de los llamados IQOS (que en este caso al incluir no sólo nicotina sino derivados del tabaco sí estarían ya bajo las mismas normas) o si son los nuevos Juul, que se está vendiendo ya en Estados Unidos rodeados de una enorme campaña promocional y ligados a diseño y moda, pero que contienen altas concentraciones de nicotina.

En su opinión, todos estos dispositivos no son más que mutaciones del tabaco tradicional para adaptarse al mercado y poder llegar a los jóvenes, que empezaban ya a percibir un riesgo alto en el tabaco tradicional pero que se sienten atraídos por los nuevos dispositivos, rodeados de cierto glamour tecnológico “como si fueran los iphone del tabaco”.

Según Dalmau, “el tabaco es un negocio que busca fórmulas para continuar. Algunos dispositivos en Estados Unidos están inundando las aulas de los institutos a través de un producto de diseño y de moda pero que tiene unas altas concentraciones de nicotina. No debemos perder de vista que de esos dispositivos se pasa con facilidad al resto del tabaco. Hay que impedir que los jóvenes empiecen con esos dispositivos. Con las leyes de tabaco conseguimos algo muy importante, que se desnormalizara el tabaco, que en la retina de los jóvenes no estuviera la discoteca llena de humo. Debemos conseguir que los nuevos dispositivos no se normalicen, que no se instalen entre los jóvenes. Y sabemos que los espacios sin humo han sido una buena herramienta para desnormalizar el tabaquismo. ¿Por qué no extenderlos en tal caso” y limitar el vapeo en ellos?, se pregunta.

No es vapor de agua
Y es que las cifras empiezan a dejar en evidencia la extensión de su uso. En países como Reino Unido en los que se ha llegado a promocionar su uso como alternativa al tabaco convencional, la prevalencia del uso de estos dispositivos alcanza ya el 21 por ciento, según explica Esteve Fernández, director de Epidemiología y Prevención del Cáncer del Instituto Catalán de Oncología (ICO). En su opinión, además, “hay que dejar claro a la población que lo que expulsan no es vapor de agua y que no se trata sólo de la nicotina ni de los compuestos cancerígenos que puedan tener o no: los cigarrillos electrónicos generan partículas finas que son enormemente dañinas. Son partículas de menos de 2,5 micras, que penetran y que tienen un efecto en las células semejante al de tirar piedras contra un coche”.

Además, continúa Fernández, “no son una alternativa generalizada para dejar de fumar como se ha dicho porque sólo un 1 por ciento de los que vapean lo hacen sin nicotina y entre el 50 y el 70 por ciento de los que usan e-cigarrillos continúa a la vez fumando tabaco [tradicional]”.

En España, las cifras hablan ya por si solas: la última encuesta Estudes del Plan Nacional sobre Drogas ha mostrado que el 12,8 por ciento de los niños de 14 años ha probado en alguna ocasión el cigarrillo electrónico, una cifra que sube hasta el 26,8 por ciento a los 18 años de edad y hasta el 40 por ciento si a quien se pregunta es a los adolescentes que han probado el tabaco en alguna ocasión. La mitad de ellos, además, los probó con cartuchos o líquidos que incluían nicotina. En el caso de los adultos el uso ligado a nicotina se dispara hasta el 64,8 por ciento del total de usuarios (a los que hay que añadir otro 17 por ciento que usa con y sin nicotina).

Y todo ello, con el problema añadido de que los adolescentes no parecen percibir riesgo en el uso de estos nuevos dispositivos: entre quienes han probado los cigarrillos electrónicos, el 88 por ciento ve riesgo en el tabaco tradicional pero sólo el 44 por ciento lo ve en fumar a veces marihuana/hachís y, aún menos, sólo un 26 por ciento, percibe riesgo en los cigarrillos electrónicos.

Responder