Confirmado: la ley antitabaco necesita una vuelta de tuerca

Noticias aparecidas en medios de comunicación sobre tabaquismo y fumador pasivo.
Responder
JC
Moderador
Mensajes: 9609
Registrado: 09 May 2006, 18:26
Ubicación: Barcelona

Confirmado: la ley antitabaco necesita una vuelta de tuerca

Mensaje por JC » 17 Dic 2018, 09:10

Diario Médico

Repunte del consumo según la Encuesta Edades
Confirmado: la ley antitabaco necesita una vuelta de tuerca
Los datos de la encuesta Edades muestran un repunte en el consumo de tabaco en España; los profesionales sanitarios piden endurecen ya las normas.

José A. Plaza
17 diciembre, 2018

Los resultados de la XII Encuesta sobre Alcohol y otras Drogas en España (Edades), presentados la semana pasada como informó diariomedico.com, confirman el runrún que lleva tiempo escuchándose: la ley antitabaco debe reforzarse porque el consumo está repuntando.

En los dos últimos años, el consumo de drogas en España se ha estabilizado o reducido, menos en el caso del tabaco y del cannabis. En concreto, ha crecido el consumo diario de tabaco (34 por ciento de la población, es decir, una de cada tres personas). En 2011, 2013 y 2015 el porcentaje se situó entre el 30 y el 31 por ciento, por lo que se ha producido un repunte que deja las cifras en valores similares a los anteriores a la aplicación de las leyes antitabaco de 2005 y 2010.

Llama la atención al aumento en el consumo entre los 15 y los 17 años: en 2015 fumaban el 20,6 por ciento y el porcentaje se situó el año pasado en un 25,4 por ciento. Los datos sobre consumo en el último año reafirman esta tendencia: el 40,9 por ciento de la población ha fumado en los últimos doce meses, un porcentaje superior al de la encuesta de 2015 (40,2 por ciento).

Las reacciones no se han hecho esperar. La Federación de Asociaciones Científico Médicas (Facme) ve necesario “endurecer las medidas fiscales, legislativas, publicitarias y ambientales”.

Facme deja varias sugerencias más en el tejado del ministerio y las autonomías, al apuntar a acciones sobre “temas fiscales de los productos que contienen nicotina, cumplimiento de la legislación, extensión de la protección frente al humo ambiental, endurecimiento de la regulación sobre publicidad…”.

Además, la entidad presidida por Fernando Carballo recupera un viejo debate: “Financiar las intervenciones clínicas, conductuales y farmacológicas que hayan mostrado efectividad y seguridad”. Se llegó a valorar y hubo proyectos piloto, pero la financiación de terapias antitabaco se quedó en un cajón durante la crisis, y ahí sigue.

El Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP) solicita “una regulación más restrictiva, más recursos públicos para ayudar a abandonar el hábito y una política fiscal mucho más agresiva”, y la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) recuerda que el tabaco “causa más de una docena de tumores y es responsable del 22 por ciento de las muertes por cáncer. En España se diagnostican unos 30.000 nuevos casos de cáncer de pulmón al año, lo que da idea del problema sanitario”.

El Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) no se queda atrás: “Se necesitan más acciones de control”. Su presidenta, Regina Dalmau, apunta en su cuenta personal de Twitter su preocupación y deja un recado a las autoridades: “Son datos muy alarmantes, una llamada a la acción después de muchos años de pasividad y autocomplacencia. ¿Tomará medidas el Ministerio de Sanidad?”.

Más allá del tabaco, la encuesta Edades refleja un incremento en el consumo de cannabis (un 2 por ciento más en consumo en el último mes). En concreto, el 14,3 por ciento de los menores de 18 años han consumido cannabis en el último año.

Con respecto al alcohol, las noticias son mejores, ya que el consumo diario ha alcanzado su mínimo histórico en España. Pese a ello, seis de cada diez menores ha consumido alcohol en el último año.

Debate sobre cannabis terapéutico

¿Hay evidencias sobre los posibles beneficios del uso médico de la marihuana? El Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías, agencia oficial de la Unión Europea, publicó hace unos días un informe monográfico sobre el cannabis terapéutico, una suerte de guía para los Estados que planteen su regulación que incluye un análisis de las evidencias existentes hasta ahora. ¿Conclusión? Son pocas y bastante débiles. Aunque haberlas, haylas, se necesitan más y mejores estudios.

En la comunidad médica prima la prudencia ante la falta de pruebas concluyentes, pero el debate lleva tiempo asentado en la política sanitaria, como demuestra el citado informe europeo. También hay debate social y, en España, según los últimos datos del Centro de Investigaciones Sociológicas, un 84 por ciento de españoles quiere legalizar y regular el uso médico de la marihuana.

La cuestión ha llegado a las Cortes, algo que no termina de entender la Organización Médica Colegial (OMC), que emitió el año pasado un informe que afirma que no ve base científica para el uso terapéutico del cannabis, y que pide que, si se regula, haya “un sólido respaldo científico”.

Si no hay consenso científico, tampoco lo hay entre los partidos españoles: Ciudadanos defiende la regulación del cannabis terapéutico al interpretar suficientes evidencias. Podemos también quiere esta regulación y, de hecho, sugiere extenderla al uso lúdico. PP y PSOE tienen muchas más dudas y no avalan el uso médico de la marihuana al considerar que no está clara su eficacia.

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, dijo la semana pasada que no está en la agenda del Gobierno entrar a regular el cannabis terapéutico, palabras que provocaron las críticas del coordinador de Sanidad de Ciudadanos, Francisco Igea.

El citado informe del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías ha puesto su granito de arena al reunir las evidencias en seis de las patologías, síntomas y situaciones en las que el cannabis terapéutico podría ser efectivo: nausea y vómitos asociados a quimioterapia; estimulación del apetito en pacientes con VIH; espasmos musculares en esclerosis múltiple; dolor crónico neuropático; cuidados paliativos; epilepsia infantil sin tratamiento; desórdenes del sueño, ansiedad, depresión…

¿Cuál es la conclusión? Las evidencias reciben tres calificativos: “Insuficientes, débiles o moderadas”. ¿Es suficiente?

Responder