¿Delación u obligación?

Temas no relacionados directamente con el tabaco y el fumador pasivo.

Moderador: moderador

¿Delación u obligación?

Notapor Edglaf » 20 Ago 2012, 02:46

Este artículo aparecido en El País es un ejemplo de lo lejos que llega el complejo de dictadura. Es decir, tenemos una mitad de la población que defiende la cobardía y la frivolidad, tildando de chivatazo, delación o fascismo cualquier cosa que no consista en hacer la vista gorda y mirar para el otro lado cuando se da una situación de abuso. A algunos sólo les falta autoproclamarse mecenas de la gamberrada.

Y encima, como una avalancha, tenemos a juristas, sociólogos, abogados y filósofos apresurándose a establecer un ataque democrático e intelectual a la labor de quienes nos molestamos en recriminar o denunciar infractores, que nos hacen daño a nosotros y/o a toda la sociedad. Es decir, de lo que ya tenemos bastante, aquello que nos está llevando a la ruina, es lo que se quiere auspiciar a base de meternos miedo con fantasías totalitarias. ¿Por qué?

La iniciativa de Ferrocarrils llamando a la colaboración y poniéndonos como medio esa discreta aplicación me parece genial y pueden contar conmigo.

También pueden contar conmigo aquellos funcionarios catalanes que solicitaron echar fotos de aquel que arroja colillas por la ventanilla de su coche.

También puede contar conmigo aquel que pida ayuda para identificar a el vándalo que incendió los contenedores de la manzana.

Y por supuesto podrá contar conmigo quien rememore las palabras de Leire Pajín alentándonos a que denunciemos a los que fuman donde no deben.

Faltaría más.

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/08/19/actualidad/1345401811_581681.html

Una sociedad de chivatos perjudica la convivencia, pero los expertos abogan por el compromiso ciudadano ante infracciones graves
Rebeca Carranco 19 AGO 2012 - 21:32 CET212

Una aplicación de teléfono móvil ha abierto la caja de Pandora. Con ella, quienes usan la red de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) pueden denunciar anónimamente varios comportamientos incívicos en el tren. Desde poner los pies en el asiento, ensuciar las instalaciones, viajar sin billete, no ceder los lugares reservados o incluso pedir limosna o llevar la música alta. FGC, creadores del sistema pionero en España (no tienen constancia de que exista algo similar en Europa), defienden que solo quieren mejorar la convivencia, que avisar no es denunciar, y que antes de sancionar a los infractores (con hasta 300 euros) se les advierte por megafonía.

Pero eso no ha acallado a los críticos, que consideran que llueve sobre mojado. En el último año, la Administración catalana ha alentado varias veces al chivatazo. Desde la página web de los Mossos d’Esquadra para identificar a los vándalos que destrozaron el centro de Barcelona en la huelga general del 29-M, al llamamiento del consejero de Interior, Felip Puig (CiU), para que se fotografíe a aquel que tire colillas por la ventana tras el grave incendio del Alt Empordà, que quemó más de 13.000 hectáreas. “Sean nuestros ojos”, dijo el comisario de la policía catalana Joan Miquel Capell, dirigiéndose a la ciudadanía, ante el aumento de robos en pisos el año pasado.

También en Cataluña, el Departamento de Enseñanza envió días atrás una circular a los centros educativos que permite que los padres que sospechen de la preinscripción escolar de una familia puedan solicitar su nombre, apellidos y dirección para comprobar y denunciar el caso con fundamento.

¿Se trata de deriva orwelliana, como denunció Miquel Rubio, creador de una plataforma en contra de la aplicación de FGC? ¿Caminamos hacia una sociedad de chivatos? ¿O es que nos falta tradición cívica para recriminar al otro cuando no se comporta conforme a las normas que todos hemos pactado?

"Denunciar a quien defrauda al fisco a es indiscutible", afirma un catedrático

“La desconfianza y la sospecha son letales para la comunidad civil, para las relaciones de convivencia”, sostiene el sociólogo Enrique Gil Calvo, de la Universidad Complutense de Madrid. A su entender, “no hay posible convivencia cívica sin relaciones de confianza”. “Como te sientes perseguido, persigues, y al final acabas en el manicomio colectivo”, añade. Una opinión que comparte Julián Ríos, profesor de Derecho Penal de la Universidad Pontificia de Comillas. “Instalarnos en la eterna sospecha da al traste con la confianza, y eso es muy peligroso”, explica.

Los promotores de iniciativas de este estilo niegan tajantemente que ese sea su objetivo. “Cuando alguien está haciendo un atentado que puede costar vidas, quemando y destrozando nuestro territorio, parece mentira que no nos podamos plantear como normal que las personas avisen”, manifestó el jueves Puig ante la polémica.

Igual que él, Ana Botella (PP), en su etapa como concejal de Medio Ambiente en el Ayuntamiento de Madrid, recibió duras críticas al animar a delatar a los grafiteros que ensuciaban la Villa de Vallecas en 2009. También polémicas fueron las declaraciones de la exministra de Sanidad Leire Pajín (PSOE) cuando pidió que se denunciase a quienes incumpliesen la ley antitabaco.

Los expertos consultados consideran justificado el chivatazo, pero solo en determinados casos. “Si ves a alguien tirando una colilla, se trata de un deber cívico de otra magnitud, ya no estamos hablando de la convivencia”, indica María Luisa Balaguer, catedrática de Derecho Constitucional de la Universidad de Málaga, que insiste en que es un terreno delicado. “El deber de denunciar a quien arroja una colilla en carretera, se salta un stop al volante o defrauda al fisco me parece indiscutible”, coincide Mariano Fernández, catedrático en Sociología de la Universidad Complutense de Madrid. “Denunciar a los que mendigan en un tren sería cruel e insolidario”, añade.

Pajín o Botella también fueron acusadas de alentar los soplos

En la actualidad, es más que posible empujar al vecino a los tribunales. “Una persona puede dar conocimiento de un hecho denunciándolo a las autoridades, sin convertirse necesariamente en parte acusadora”, detalla el letrado Marc Molins, presidente de la sección de Derecho Penal del Colegio de Abogados de Barcelona. “Esos mecanismos deberían ser suficientes”, defiende Gemma Galdón, investigadora y experta en seguridad de la Universitat Oberta de Catalunya.

Pero en ambos casos, quien denuncia lo hace facilitando sus datos. Más dudas generan las acusaciones anónimas, como sería el caso de la aplicación de FGC, donde quien avisa de la infracción no da su identidad.

“En nuestro derecho está conceptualmente mal vista la denuncia anónima. Nuestro sistema no es inquisitorial, y defiende que la persona pueda defenderse de quien le inculpa. Incluso en los casos de los testigos protegidos, el abogado del acusado puede verle la cara”, plantea la letrada Paloma Llaneza. Pero a pesar de eso existen lo que Molins define como “formas amorfas” de denuncias anónimas que suelen llegar a las dependencias judiciales y que se investigan ante la duda de que sea real lo que relatan.

"Se busca excitar la maquinaria judicial y policial", critica un abogado

Pero nada tiene que ver eso con las llamadas de las instituciones a delatar, que “buscan excitar la maquinaria judicial y policial y perjudican al sistema”, según Molins. “En el contexto en el que vivimos, con mucha litigiosidad evitable, nos esforzamos en evitar la saturación de la justicia, pero la Administración hace lo contrario, lo que redunda en la saturación”, sostiene.

“Es premeditado y alude a una filosofía concreta: como no somos capaces de cubrir más seguridad ciudadana con policía, convertimos a los ciudadanos en policías”, tercia el profesor Ríos. La investigadora Galdón da un paso más y se refiere a la “dejadez de funciones del Estado”. Concede que el ciudadano se debe “corresponsabilizar de la seguridad y el orden público”, pero ve una “vuelta de tuerca más” en las últimas iniciativas catalanas.

En su opinión, el caso de las escuelas es el mejor ejemplo de cuando la Administración deriva el problema a los ciudadanos. Incluso el síndic de greuges, Rafael Ribó, intervino en la polémica de las matriculaciones escolares y defendió que todo el mundo debe tener acceso a los datos de un expediente que le afectan. Pero matizó que quien debe subsanar el fraude es la Generalitat, no las familias, que pueden acabar enfrentadas entre sí. “Son los poderes públicos quienes tienen que controlar el orden, así es desde el punto de vista constitucional”, se suma la catedrática Balaguer.

“Si esperamos que la Administración sea quien solucione todos los problemas, lo llevamos crudo. El Estado no puede tener a una persona detrás de todos nosotros”, rebate el portavoz de la Plataforma Multisectorial Contra la Economía Sumergida, José Manuel Muñiz. Se trata de una entidad andaluza, de origen ciudadano, que persigue a los trabajadores irregulares que defraudan. Muñiz defiende que quienes se saltan el sistema contribuyen a destruir el “Estado de bienestar que tanto nos ha costado levantar”. Por eso apoya a que los ciudadanos se chiven cuando tengan conocimiento de una situación de este tipo.

“No entiendo que aplaudamos la picaresca en lugar de reaccionar frente a ella, marginándola”, se queja. Por eso está de acuerdo en que “se habiliten todas las herramientas que sean efectivas para que se sepa que si la haces, la pagas”. Aunque con el control de una Administración que compruebe la veracidad de lo denunciado y evite así las venganzas.

"No tenemos tradición cívica de llamar la atención", lamenta Facua

Aun así, hay quien, como Balaguer, considera que a la larga “un Estado policial estropea la convivencia y favorece las vendettas”. Algo, sin embargo, que no debe preocuparnos, según el sociólogo Mariano Fernández. “Estamos muy lejos de ser una sociedad policial y nuestro problema es más bien el opuesto: la idea generalizada de que buena parte de la ley está hecha para violarla, o de que obtener ventajas sobre los demás o hacerles cargar con las consecuencias de nuestros actos es aceptable”, mantiene.

Con él coincide la asociación en defensa de los consumidores Facua, que fue acusada también de promover la cultura del chivatazo al crear una web para denunciar las vulneraciones de la ley antitabaco. “A diferencia de países de nuestro entorno, no tenemos tradición cívica de llamar la atención a la gente. Y hacerlo, cuando no cumplen las normas, es hacer valer nuestro derecho. Falta tradición y educación ciudadana”, defiende su portavoz, Rubén Sánchez.

Para él, el debate suscitado tras la polémica en Cataluña se está utilizando de forma demagógica. “La palabra delación está usada de forma inteligente por un determinado sector, que busca equiparar ese tipo de denuncias con una etapa de delación franquista, y no tiene nada que ver. Si a tu abuela le roban el bolso, ¿te gustaría que lo denunciaran o que un vecino gritase y avisase? Eso es ayudarse como ciudadano”, argumenta.

En cualquier caso, todos los consultados abogan primero por resolver los conflictos en el ámbito personal. “El problema del incivismo no se soluciona denunciando, se soluciona educando”, repite la abogada Llaneza. “Tenemos que poder hablar con nuestro vecino y decirle que no compartimos ciertas actitudes, porque una comunidad civil bien ordenada no debería tener gorrones, ni defraudadores, ni estafadores”, expone el sociólogo Gil Calvo.

Por su parte, Galdón reprocha la “exageración y teatralización” de ciertas medidas que en realidad son “poco útiles”. “¿La aplicación de Ferrocarrils ayuda a las personas molestas porque haya mendigos en el metro? Solo beneficia al político, que sale en la foto. Solo las políticas a largo plazo de la Administración pueden solucionar ciertos problemas de incivismo o sociales”, considera.

Muñiz, el activista contra la economía sumergida, insiste en que no hay nada malo en poner sobre la pista de ciertas conductas fraudulentas a la Administración o la policía. Su plataforma ha recopilado en dos meses unos 300 casos de los que prevé informar a la Agencia Tributaria. En cambio, Fernández propone soluciones para evitar una guerra de padres por las matrículas: “Sería mejor dar a conocer de oficio las direcciones, junto a las listas de admitidos, a todos los concursantes con obligación de confidencialidad que pretender que las familias que se sientan discriminadas reclamen los datos de otros”. Hasta el momento, la Administración ha optado por otras vías.


Los llamamientos al soplo

E 5 de febrero de 2009. La entonces concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid Ana Botella (PP) pidió a los ciudadanos que denunciasen a los grafiteros que pintaban las paredes de Villa de Vallecas.

E 3 de enero de 2011. Un día después de que se aprobase la Ley Antitabaco, la entonces ministra de Sanidad, Leire Pajín (PSOE), animó a delatar a quienes la incumplieran. El alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva (PP), lo equiparó al nazismo.

E 24 de abril de 2011. El departamento de Interior catalán lanza una página web con imágenes de 68 personas protagonizando, presuntamente, actos vandálicos en el día de la huelga general del 29 de marzo para que quienes les reconociesen los identificaran ante la policía.

E Un mes después, Interior cierra ese sitio digital. Posteriormente, se producen varias detenciones por los graves altercados que arrasaron el centro de Barcelona, que se saldan con un centenar de detenidos.

E 24 de julio de 2012. De nuevo, el departamento responsable de la seguridad en Cataluña anima a los ciudadanos a delatar a quienes tiren colillas por la ventana, después de saber que ese fue el origen del grave incendio del Alt Empordà, que quemó 13.000 hectáreas. El titular de la consejería, Felip Puig, pide que los fotografíen y denuncien a los Mossos.

E 26 de julio de 2012. Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC) lanza una aplicación que da la oportunidad a todos los que la descarguen en su móvil de avisar de 11 actitudes incívicas, entre ellas pedir limosna en el tren. Los acusados se enfrentan hasta a 300 euros de multa.

E 13 de agosto de 2012. El Departamento de Enseñanza de Catalunya confirma que ha enviado una circular a los centros educativos. A tenor de ella, deben facilitar los nombres, apellidos y domicilio de las familias sospechosas de haber cometido fraude en la preinscripción a los padres que sospechen de ellas.
Edglaf
 
Mensajes: 1384
Registrado: 13 Mar 2006, 04:07
Ubicación: Almeria

Re: ¿Delación u obligación?

Notapor JC » 20 Ago 2012, 05:10

Los razonamientos de Rubén Sánchez, de Facua, son los que suscribe totalmente Nofumadores.org. Hay mucho "pensador" acomplejado en nuestro país y de ello se aprovechan los que quieren que las leyes sean siempre papel mojado, culpabilizando a los ciudadanos cívicos al tiempo que glorifican al pícaro español. La mayoría de los que se posicionan en contra de la colaboración ciudadana ignoran, o prefieren ignorar, que las denuncias no son anónimas, que hay que dar la cara ante la Administración, en la mayoría de los casos. Y los casos anónimos admitidos no se trata de denuncias, sino de avisos no personalizados (como en los Ferrocarriles de la Generalitat). En todo caso, al final es la Administración la que realiza la investigación y decide si procede o no procede iniciar un procedimiento sancionador. Pero algunos llegan al absurdo de decir que mayor colaboración ciudadana perjudica al sistema porque satura las maquinarias judicial y policial, así que lo mejor es callar y tragar y así podremos presumir de un sistema fluido y barato pero basado en la irrealidad social. Así nos va con estos "expertos".
JC
Moderador
 
Mensajes: 9128
Registrado: 09 May 2006, 05:26
Ubicación: Barcelona

Re: ¿Delación u obligación?

Notapor Asíndeton » 20 Ago 2012, 07:23

Vemos que dice el diccionario de la R.A.E. sobre estos términos. http://lema.rae.es/drae/?val=delaci%C3%B3n

delación. ([i]Del lat. delatĭo, -ōnis).
1. f. Acusación, denuncia.

delatar. (Del lat. delātus, acusado, denunciado).
1. tr. Revelar a la autoridad un delito, designando al autor para que sea castigado, y sin ser parte obligada del juicio el denunciador, sino por su voluntad.
2. tr. Descubrir, poner de manifiesto algo oculto y por lo común reprochable.
3. prnl. Dicho de una persona: Hacer patente su intención involuntariamente. [/i]


Según ésto, podríamos concluir que el término "delación" es simplemente colaboración con la justicia de un país. Lo que ocurre es que la delación siempre se ha asociado a la colaboración con dictaduras o a revelar secretos de cómplices de crímenes y por eso tiene socialmente una connotación peyorativa. Pero eso es una interpretación interesada, porque la delación tiene una interpretación mucho más amplia. Por ejemplo, en España ya hace tiempo que se usa la delación. Según Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Delaci%C3%B3n

En España el Cuerpo Nacional de Policía permite la colaboración ciudadana para informar de forma anónima hechos delictivos relacionados con:
Delitos Tecnológicos (Pornografía infantil, Fraudes en Internet, Seguridad Lógica, Piratería)
Drogas
Delincuencia Especializada y Violenta (Homicidios, desaparecidos, secuestros...)
Lucha Antiterrorista (Personas y hechos, Artefactos Explosivos y NRBQ)
Inmigración Ilegal y Extranjería (Inmigración y Empleo Irregular, Explotación Sexual...)
Servicio de Atención a la Familia (Observatorio de la mujer, UPAP...)
DNI Electrónico
Estudios
Delincuencia Internacional
Otras Comunicaciones (No incluida en las anteriores)

Por otro lado, el Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil también proporciona un formulario de contacto de igual modo que la Policía Nacional, pero solo para delitos informáticos.



Pero ahondando en el tema, sabemos que los antónimos del término "delatar" son : "encubrir", "ocultar"."

Podemos concluir que los critican ferozmente la delación, están a favor del encubrimiento u ocultación de delitos, están a favor de encubrir conductas como estafa, robo, atraco, asesinato, vandalismo, etc. A los partidarios del "encubrimiento", de la "ocultación" les gustaría que se impusiese la "ley del silencio", la famosa "omertá", que tan bien describió nuestro amigo Ubaldo.

Ciertos colectivos sociales acostumbran a crear corrientes de pensamiento "aceptables" e "inaceptables" abusando de la gran disponibilidad de medios a su alcance para propagar sus doctrinas. Estos poderes se sirven con demasiada frecuencia de la "etiqueta" social, usando términos o adjetivos (o inventándolos sin el menor rubor) con el fin de condenar, ridiculizar e incluso criminalizar determinados comportamientos que se oponen a su visión, presentada como la única aceptable. Un ejemplo bien conocido, son muchos de esos términos que usan el sufijo "-ista" o determinados adjetivos con connotación negativa (talibán, chivato, etc.) y que provocan en la persona que los recibe la necesidad imperiosa de autodefenderse de la acusación que le presupone "culpable" de algo, negando que sea un "-ista", o un ... lo que sea.

A mi forma de ver, es una estrategia totalmente errónea. Se trata simplemente de poner en evidencia al manipulador que hay detrás de quien utiliza argumentos "ad hominem" en lugar del pensamiento racional. En lugar de esquivar los dardos envenenados que lanzan estos manipuladores, lancemos estos mismos dardos a quien los envió. No estoy hablando de "ley del Talión", sino de derrotarles con sus propios argumentos.

En este caso, si somos "delatores" por colaborar con la justicia y por enfretarnos a los pícaros, a los infractores, a los que denigran la convivencia, por la misma argumentación, los que callen son "cómplices", "encubridores", etc. Si somos "delatores" por reclamar nuestros derechos, entonces las asociaciones de consumidores, los que denuncian a un banco por cobrar una comisión ilegal, o a una telefónica por cobrarles consumos no efectuados, también son "delatores".

Si se nos llama "talibanes" por denunciar a los que perjudican a los demás, mucho más talibán es aquel que intenta imponerse por la fuerza a los derechos de los demás. Recuerda que la persona que te llama "talibán" por eso, también mete en el mismo saco al que graba en vídeo un asalto a una anciana para denunciar al ladrón que le roba su pensión.

Que no nos amedrenten con adjetivos o etiquetas usadas torticeramente. Usada adecuadamente, la razón aplastará la irracionalidad de estos ataques desesperados. Y los que justifiquen el "encubrimiento", son cómplices y encubridores de la violencia contra otros.
Qué pena que, por pensar que puedes hacer poco, no hagas NADA. (Edmund Burke)
"La industria tabacalera es el vector no biológico de la peor pandemia que sufre la humanidad" (Tabaré R. Vázquez Rosas)
Asíndeton
 
Mensajes: 2485
Registrado: 26 Mar 2011, 03:08
Ubicación: MADRID

Re: ¿Delación u obligación?

Notapor JoseM » 21 Ago 2012, 11:35

Vamos a ver quienes recurren a estos argumentos.

Hasta la llegada de la democracia los gobiernos en España eran opresores, su función básica era disponer normas en razón del interés de la élite dictatorial gobernante y sus aledaños. Resistirse a esas normas exigía una actitud obstruccionista por parte de la mayoría que no quería colaborar con un régimen ilegítimo.

En democracia entre todos elegimos a nuestros legisladores, y las normas pueden ser modificadas por la presión pública (de ello podemos dar testimonio personal). No colaborar denunciando su incumplimiento va en merma de los derechos adquiridos. ¿Qué sentido tiene entonces guardar silencio en este caso?, ponerse del lado de los que nunca han aceptado que la ciudadanía tome sus propias decisiones, es decir que estamos hablando de los del párrafo anterior.
JoseM
 
Mensajes: 1086
Registrado: 02 Feb 2011, 23:12
Ubicación: Asturias

Re: ¿Delación u obligación?

Notapor Edglaf » 24 Ago 2012, 00:59

Y efectivamente, estos apólogos del egoísmo pasota, se delatan como seres deshumanizados, frívolos, sin sensibilidad o empatía alguna. Es en esencia una cobardía animal lo único que puede invitarnos a hacer la vista gorda cuando no se debe. Si es así no es vituperable del todo; podríamos disculparlo. Pero de ahí, a poner zancadillas a quienes manifiestan una actitud noble y decidida. De ahí a guiñarles el ojo y ponerselo fácil a los incívicos y los sinvergüenzas va un trecho. Eso ya es bajeza moral.
Edglaf
 
Mensajes: 1384
Registrado: 13 Mar 2006, 04:07
Ubicación: Almeria

Re: ¿Delación u obligación?

Notapor JoseM » 24 Ago 2012, 05:39

¿Cómo calificar a alguien preocupado por que haya 2.000 camareros más al paro y no se preocupaban cuando se mandaban 2.000 al cementerio?, y ¿cuando dicen que ellos han provocado esos 5.000 parados por no haber dejado matarlos?. Se aceptan propuestas, yo no pongo ninguna por no ser apropiadas para este sitio.
JoseM
 
Mensajes: 1086
Registrado: 02 Feb 2011, 23:12
Ubicación: Asturias

Re: ¿Delación u obligación?

Notapor juanf » 18 Sep 2012, 01:17

Los chivatos existen en el colegio, entre los delincuentes y frente a las tiranías. El juego del día es acertar si este país es predominante infantil, malvado o represivo. Para mí, en la mentalidad de los que escriben estas cosas, una mezcla de todo ello.
juanf
 
Mensajes: 1027
Registrado: 01 Jun 2007, 00:15

Re: ¿Delación u obligación?

Notapor JoseM » 18 Sep 2012, 06:48

Nadie ha dicho más con menos palabras. Me lo anoto.
JoseM
 
Mensajes: 1086
Registrado: 02 Feb 2011, 23:12
Ubicación: Asturias


Volver a Otros Temas

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados

cron