Francia analiza prohibir el tabaco en sus películas

Noticias aparecidas en medios de comunicación sobre tabaquismo y fumador pasivo.

Moderador: moderador

Francia analiza prohibir el tabaco en sus películas

Notapor JC » 20 Nov 2017, 21:10

RFI (Francia)

La ministra de Salud no quiere ver más cigarrillos en las películas francesas

Por RFI
Publicado el 20-11-2017 - Modificado el 20-11-2017 en 13:32

El gobierno francés promete una “acción firme” para luchar contra la difusión de imágenes de fumadores, acusadas de promover el tabaquismo. La iniciativa genera críticas entre los editorialistas franceses.

¿Se dispone el gobierno francés a prohibir fumar en las películas? Por lo pronto, la ministra de Salud Agnès Buzyn anticipó que estudia una “acción firme” contra el cigarrillo en las películas francesas.

La iniciativa, que ha generado debate -y burlas en las redes sociales-, empezó la semana pasada con el examen del presupuesto de la Seguridad Social, que incluye el aumento del paquete de cigarrillos.

En este contexto, la senadora socialista Nadine Grelet-Certenais aseguró que la presencia del cigarrillo en el cine “contribuía de una manera u otra a banalizar su uso e incluso a promoverlo, entre niños y adolescentes, que son los principales consumidores de series y películas, en internet, sobre todo". “El 70% de las nuevas películas francesas muestran al menos una vez a una persona fumando”, subrayó.

Para la legisladora, se trata de “publicidad disimulada para el consumo de tabaco”.

La observación fue recogida favorablemente por la ministra de Salud. “No entiendo la importancia del cigarrillo en el cine francés”, dijo Buzyn, y prometió una “acción firme” contra esta situación.

La responsable de Salud aseguró que tenía previsto conversar con su par de Cultura, Françoise Nyssen, para “’desnormalizar’ la imagen del tabaco en la sociedad”.

Por el momento se ignora qué forma tomará esta iniciativa y si se aplicará tanto a las producciones locales como a las extranjeras difundidas en Francia.

Entretanto, el debate llegó a las redes de sociales y los diarios.

“El cigarrillo mata. Unas 80.000 personas mueren cada año en Francia. Que haya que luchar contra el flagelo del tabaquismo, responsable de esta hecatombe es una evidencia (…) Pero para lograrlo ¿por qué habría que atacar al orgullo de la cultura francesa y al sacrosanto principio de la libertad de la creación artística? ¿Hay que focalizar tanta energía en esto y hacer del cigarrillo un chivo expiatorio? En la vida la gente fuma, en el cine también. Que esté bien o mal no es la cuestión. Que tengan libertad para decidir”, escribió Geraldine Baehr en el diario “Union”.

“Si dejar de mostrar cigarrillos en el cine hace que la gente deje de fumar, erradiquemos de los guiones los crímenes, las violaciones, los robos, las drogas y cualquier tipo de desviación”, opinó en “La République des Pyrénées” el editorialista Jean-Michel Helvig.
JC
Moderador
 
Mensajes: 9538
Registrado: 09 May 2006, 05:26
Ubicación: Barcelona

Re: Francia analiza prohibir el tabaco en sus películas

Notapor JC » 21 Nov 2017, 21:11

La Vanguardia

El Ministerio de Sanidad francés se plantea prohibir el tabaco en las películas

El 80% del cine galo actual contiene al menos una escena en la que los actores fuman

Anna Buj, Barcelona
Actualizado a 22-11-2017 09:02

La filmografía entera de Alain Delon y Jean-Paul Belmondo, que inhalan un número incalculable de cigarrillos, o las biografías filmadas de grandes fumadores, como Serge Gainsbourg o Coco Chanel, podrían no volver a repetirse en el futuro del cine francés. Sería una de las consecuencias de una idea que ha dejado caer el Ministerio de Sanidad del país, que insinuó prohibir las escenas de fumadores en las películas para “desnaturalizar la imagen del tabaco en la sociedad”. Así lo afirmó la titular de Sanidad, Agnès Buzyn, quien en un debate en el Senado sugirió una “acción firme” contra la publicidad de las tabaqueras. Lo dijo como respuesta a la senadora socialista por el Sarthe Nadine Grelet-Certenais, quien en una impetuosa intervención en la Cámara Alta aseguró que el tabaco en el cine “contribuye a banalizar la práctica, si no a promoverla, entre niños y adolescentes, los primeros consumidores de series y películas”. “No entiendo por qué los cigarrillos son tan importantes en el cine francés”, coincidió Buzyn, aunque luego lo reconsideró y afirmó en Twitter que nunca ha evocado la prohibición. La idea de la senadora llamó la atención de la ministra, que prometió hablar con su homóloga en Cultura para ponerse las pilas en la lucha contra el tabaquismo en “el marketing social, las redes sociales y no normalizar su imagen, especialmente de cara a los jóvenes”. En el debate se aprobó la subida del precio de la cajetilla de tabaco a 10 euros de cara al 2020.

La preocupación es entendible. No se trata sólo de la mitificación del pitillo en el cine en blanco y negro, sino que según un estudio del 2012, el 80% de las 180 películas francesas más vistas entre el 2005 y el 2010 tienen al menos una escena de tabaquismo (con un fumador, un cenicero o apagando un cigarro). El 30% de ellas, más de 10. De media, el tabaco ocupa 2,4 minutos por cinta. Y eso que para realizar el cálculo no se cuentan los 43 minutos de humo en Gainsbourg, vie héroïque (2010), uno de los biopics más celebrados.

Para el crítico de cine Thomas Choury el cigarrillo no suele ser un elemento principal en el cine francés pero sí recurrente. “Muchos personajes fuman sin que esto les genere preguntas”, concede. “Yo creo que esto tiene una explicación histórica, el cigarrillo ha sido durante tiempo un detalle erótico –que viene del cine americano, de las películas en blanco y negro– y la Nouvelle Vague lo ha seguido muchas veces. Es un cliché muy parisino ver a un pequeño burgués, un poco escritor, un poco artista, que vaga por las calles cigarrillo en boca”, cuenta Choury.

No es un problema exclusivamente de Francia: la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que el 44% de las películas de Hollywood en el 2014 contenían al menos una escena con un cigarrillo, por lo que pidió que fueran recomendadas a mayores de 18 años.

Según la senadora Grelet-Certenais, la fuerte presencia del tabaco en la gran pantalla explicaría por qué Francia no consigue rebajar las cifras de jóvenes fumadores en el país desde el 2010. La última encuesta de sanidad pública, del año pasado, señala que el 28,7% de los franceses entre 15 y 75 años fuman cotidianamente. El tabaco mata cada año a 80.000 personas.

La pionera en desmitificar el tabaco, como en tantas otras cosas, fue Simone Veil, quien como ministra de Sanidad prohibió su publicidad en televisión y radio en 1976. Luego, en 1991 la ley Évin acabó con toda forma de representación de cigarrillos en lugares públicos, algo que generó alguna que otra polémica, como cuando eliminaron la pipa de Jacques Tati en un cartel del metro.

Esta propuesta iría todavía más allá, pero debería luchar contra el rechazo de un sector que en pocos días ha manifestado su estupefacción. “¡Es alucinante que se quieran imponer restricciones a la representación en el cine!”, clama por teléfono el periodista Didier Rykner, fundador de la Tribune de l’Art. “Es absurdo, es presentar el cine como algo integrista. El cine está llamado a representar la vida del día a día, y en la vida hay gente que fuma. Si prohibimos la gente que fuma para no incitar a fumar, deberíamos prohibir la gente que bebe, que se droga, que conduce rápido, que cruza mal los pasos de cebra, que no son educados... ¡hasta donde llegaremos!”, continúa Rykner: “¡Imagínate un filme policial sin una persecución o sin que lleven pistolas!”.

No es el único en tachar de censura esta idea, poco realista de momento. En una metáfora muy francesa en la cadena Europe 1, el filósofo Raphaël Enthoven dijo que pretender “inyectar moralidad dentro del séptimo arte es como echar cocacola en un Château Lafite”.
JC
Moderador
 
Mensajes: 9538
Registrado: 09 May 2006, 05:26
Ubicación: Barcelona

Re: Francia analiza prohibir el tabaco en sus películas

Notapor JC » 22 Nov 2017, 20:28

El País

El cine francés puede seguir fumando. Por el momento
La ministra de Sanidad desmiente la intención de prohibir el tabaco en la gran pantalla

París 22 NOV 2017 - 16:30 CET

Aunque la polémica fue desactivada rápidamente, ha dejado un rastro tan desagradable como el humo frío de un cigarrillo mal apagado. Ante crecientes cuestionamientos sobre lo que algunos han percibido como un ataque a la libertad de expresión y la creación artística, la ministra francesa de Sanidad, Agnès Buzyn, ha asegurado esta semana que nunca tuvo intención de prohibir imágenes de fumadores en la gran pantalla. Futuras escenas míticas como la de Lauren Bacall encendiéndole un cigarrillo a Humphrey Bogart están a salvo. Al menos por el momento.

“Nunca he previsto ni hablado de la prohibición del cigarrillo en el cine ni en ninguna otra obra artística. Hay que garantizar la libertad de creación”, afirmó Buzyn en un tuit para zanjar un debate que ha ido in crescendo los últimos días.

La polémica nació el jueves de la semana pasada en la Asamblea Nacional, cuando los diputados votaban el aumento progresivo del precio de la cajetilla de tabaco hasta los 10 euros en 2020. Es una de las medidas previstas por el Gobierno francés para combatir el tabaquismo, un mal que en Francia no remite pese al alto precio del tabaco y la prohibición de su consumo en lugares públicos. En 2016, el 34,5% de los franceses reconocieron fumar, el 28,7% de forma cotidiana, lo que deja a Francia, una vez más —la cifra ha variado poco en los últimos años— como uno de los países europeos con mayor tasa de tabaquismo. Y no hace falta recurrir a estadísticas. Basta con echar un vistazo a la cantidad de franceses que se agolpan en las terrazas de los bares y bistrots, hábilmente acristaladas y caldeadas con estufas, para eludir la prohibición de fumar en espacios públicos cerrados y continuar dándole al cigarrillo, cueste lo que cueste y llueva lo que llueva. También a las salidas de los cines es habitual ver un rastro de colillas.

Durante el debate parlamentario, la diputada socialista Nadine Grelet-Certenais habló de la necesidad de “ir más allá del monedero” en la lucha contra el tabaquismo, que provoca más de 70.000 muertes cada año en Francia. Según la socialista, hay que hacer frente a la “incitación cultural a fumar, como el cine, que valoriza esta práctica” y se debe elaborar una política de prevención que tenga en cuenta “este tipo de publicidad encubierta para el consumo de tabaco”.

Buzyn replicó diciendo que no comprende “la importancia del cigarrillo en el cine francés” y aseguró que también ella quiere una “acción firme” en esta materia, para lo que dijo se pondría en contacto con su colega de Cultura, la ministra Françoise Nyssen. Sus palabras fueron rápidamente interpretadas como una intención de prohibir la aparición de fumadores en el cine, una escena recurrente en las producciones francesas. Según un estudio de la encuestadora Ipsos sobre “tabaco y cine” de 2012, “el 80% de las películas presentan al menos una escena de tabaquismo y muestran objetos ligados al tabaco como mecheros, ceniceros y paquetes de tabaco”. En 33 de las películas analizadas, esas escenas llegaban a sumar 99 minutos. Además, señalaba el estudio: con mayor frecuencia, el personaje que fuma es “respetable”, lo que contribuye, advertía, a una “tendencia del cine francés a banalizar el acto de fumar”.

Pero si se prohíbe fumar en la gran pantalla porque el tabaco es malo, ¿qué pasa entonces con otras conductas desaconsejables como el exceso de alcohol o la violencia que puebla muchas de las películas?, se preguntaron muchos. “Confusión total sobre lo que es una creación artística”, tuiteó durante el fin de semana el también socialista David Assouline. “Así que habrá películas donde nos podemos matar, drogar, emborracharnos o conducir a 200 kilómetros por hora, pero, sobre todo, no nos metamos un pitillo en la boca”, ironizó el senador e historiador galo.

Con todo, la propuesta de limitar el tabaquismo en la gran pantalla no es nueva ni exclusiva de Francia. La Organización Mundial de la Salud (OMS), preocupada por el impacto del tabaco en los jóvenes espectadores, propuso el año, entre otros, que las películas “con cigarrillos” sean “no recomendadas” para menores.

Francia lleva lidiando con este dilema desde hace años a propósito de la denominada Ley Evin de 1991, que prohíbe la publicidad del tabaco en lugares públicos. En 2009, hubo un clamor común del mundo del cine y de la política para que se rehicieran los carteles de una exposición de la Cinemateca dedicada al realizador y actor Jacques Tati, en los que, citando dicha ley, la compañía de transporte urbano de París RATP había sustituido la famosa pipa del cineasta por un molinillo de viento. Poco después, la misma compañía rechazó un cartel del biopic sobre Coco Chanel en el que la actriz Audrey Tatou aparecía con un cigarrillo en la mano. Tal fue el escándalo que, dos años más tarde, la Asamblea Nacional acordó que se excluyera el patrimonio nacional de una “aplicación demasiado literal” de la Ley Evin, como lo describió Le Monde.

Como entonces, el debate sobre el cine y el tabaco no ha quedado en esta ocasión tampoco cerrado del todo. Justo después de su desmentido, la ministra Buzyn lanzaba una pregunta al mundo del cine: “¿La libertad de creación, no reside ella también en la independencia de los realizadores de cara a las incitaciones a mostrar el cigarrillo en la pantalla?”. Continuará.
JC
Moderador
 
Mensajes: 9538
Registrado: 09 May 2006, 05:26
Ubicación: Barcelona


Volver a Noticias

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 8 invitados

cron