El e-cig supone inhalar elementos que pueden ser tóxicos

Noticias aparecidas en medios de comunicación sobre tabaquismo y fumador pasivo.
Responder
JC
Moderador
Mensajes: 9609
Registrado: 09 May 2006, 18:26
Ubicación: Barcelona

El e-cig supone inhalar elementos que pueden ser tóxicos

Mensaje por JC » 25 Oct 2018, 10:50

20minutos.es

El cigarrillo electrónico supone inhalar elementos que pueden ser tóxicos

20MINUTOS.ES 24.10.2018 - 12:04h
  • Vapear implica inhalar elementos inorgánicos, sobre todo tierras raras, cuya toxicidad se desconoce.
  • Estos elementos ‘raros' se están usando en la fabricación de dispositivos electrónicos.
El fumador cree que el cigarrillo electrónico es menos nocivo que el tabaco y que, además, le ayuda a dejar de fumar. Es verdad que el vapor de agua contamina menos el aire que el humo del cigarrillo convencional, pero eso no significa que nos resulte inofensivo. En ese vapor ya se han detectado sustancias como el diacetilo, el glicerol, la nicotina, la nicotirina o el benceno.

Sin embargo, hasta ahora se desconocía si los cigarrillos electrónicos suponen una fuente de emisión de elementos inorgánicos, contenidos en los líquidos empleados o usados para la fabricación del propio aparato. Un estudio publicado en Environmental Research, del que se hace eco la Agencia SINC, señala que fumar con el cigarrillo electrónico supone inhalar elementos que pueden ser tóxicos.

La investigación ha analizado en la sangre de 150 personas la presencia de 42 elementos inorgánicos, incluyendo oligoelementos (pueden ser tóxicos en altas dosis), elementos inorgánicos considerados tóxicos por la Agencia para el Registro de Sustancias Tóxicas y Enfermedades (ATSD, por sus siglas en inglés), y otros menos frecuentes pertenecientes al grupo de las tierras raras dentro de la tabla periódica de los elementos. Los análisis de sangre se realizaron en colaboración con la Facultad de Medicina de la Universidad Transilvania de Brasov (Rumanía).

Los resultados sugieren que no solo el cigarrillo convencional es una fuente de contaminación de elementos inorgánicos –algo que ya era conocido–, sino que también el uso del cigarrillo electrónico supone una fuente externa de introducción de elementos inorgánicos –particularmente tierras raras– en nuestro organismo.

“El interés por estos elementos ‘raros’ es que algunos de ellos se usan en la fabricación de dispositivos electrónicos, y aparecen en la superficie terrestre y en los seres vivos como consecuencia de la mala gestión de la basura electrónica”, explica a SINC Luis Alberto Henríquez, coautor del trabajo e investigador en el departamento de Ciencias Clínicas de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Pero ¿a qué toxicidad se enfrenta el organismo con la presencia de tierras raras? “La respuesta es que no se sabe”, confiesa Henríquez. Para el científico, en la actualidad “no se conoce qué tierras raras son ‘malas’ ni a qué nivel. Hay datos para algunas como el gadolineo, pero es una excepción”, relata.

Más selenio, plata y vanadio

Al comparar entre las muestras de sangre de no fumadores (grupo control), fumadores y usuarios de "e-cigarrillos", los científicos mostraron que los fumadores tienen mayores concentraciones en su sangre de cobre, molibdeno, zinc, antimonio y estroncio; mientras que los usuarios de cigarrillos electrónicos presentan mayores concentraciones de metales como el selenio, la plata y el vanadio.

Además, los investigadores detectaron con mayor frecuencia elementos químicos como el berilio, el europio y lantánidos entre los usuarios de cigarrillos electrónicos (20,6%, 23,5% y 14,7%, respectivamente) en comparación con los fumadores de cigarrillos convencionales (1,7%, 19% y 12.1%, respectivamente).

El número de tierras raras detectadas también fue mayor entre los usuarios de cigarrillos electrónicos (11,8% de ellos mostraron más de 10 elementos diferentes). Los niveles en sangre de cerio y erbio, por ejemplo, aumentaron a medida que la duración del uso de los cigarrillos electrónicos fue mayor.

“Hemos encontrado que fumar es principalmente una fuente de metales pesados, mientras que el uso de cigarrillos electrónicos es una fuente potencial de elementos de tipo tierras raras. Sin embargo, estos elementos fueron detectados a bajas concentraciones”, concluye a SINC Henríquez. Las consecuencias que estos hallazgos puedan tener sobre la salud de las personas requieren de estudios adicionales, insisten los científicos.

Responder