Medidas sencillas para cambiar las cosas

Algunas cosas muy sencillas pueden servir para empezar a cambiar la arraigada cultura del tabaco y hacer que prevalezca el derecho a la salud de los no fumadores:
  • Infórmate sobre los riesgos de ser fumador pasivo y trata de concienciar a las personas de tu entorno.
  • Denuncia las situaciones que vulneren tus derechos.
  • Usa las hojas de sugerencias para pedir zonas libres de humo de tabaco al aire libre en espectáculos, estadios, playas, paradas de medios de transporte...
  • Cuando reserves habitación en un hotel, pídela en una planta de no fumadores.
  • Atrévete a hacer valer tus derechos, y por lo menos alguna vez que observes a alguien fumar en sitio prohibido, recuérdale que su comportamiento afecta a la salud de los que están a su alrededor.
  • Escribe cartas a los directores de los periódicos denunciando el incumplimiento de la normativa del tabaco.
  • Colabora con nosotros en la lucha por el derecho a vivir sin humo de tabaco.
Por el derecho a vivir sin humo de tabaco